Bolsa General, Análisis de bolsa y mercados | El BCE mantiene los tipos en el 4,25% insinuando próximas rebajas
5573
post-template-default,single,single-post,postid-5573,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,boxed,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-7.7,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive
 

El BCE mantiene los tipos en el 4,25% insinuando próximas rebajas

02 Oct 2008 El BCE mantiene los tipos en el 4,25% insinuando próximas rebajas

En la conferencia del “BCE y observadores” celebrada en Fráncfort el pasado cinco de septiembre, Athanasios Orphanides, gobernador del Banco Central de Chipre y miembro del Consejo de Gobierno del BCE, argumentó, para justificar los tipos del BCE, que el aumento del precio del petróleo, podría hacer descender la sobrecapacidad productiva, dañando así la producción más que el consumo y alimentando la espiral inflacionista. En su argumentación, el Sr. gobernador llegó a afirmar que la estanflación de los años 70 se debió a ese mecanismo.

Dejaremos para otra ocasión el estudio de dicho fenómeno, producido de todos modos en circunstancias completamente distintas (índices de afiliación sindical muy superiores y nivel de globalización raquítico). Adelanto que mi desacuerdo con su tesis es absoluto.

Sin duda el Sr. Athanasios se refería a la célebre ley de Okun, que establece un aumento del paro de 1% por cada 2% de disminución del PIB y una disminución del paro del 1% por cada aumento del 2% del PIB real. La razón es que las empresas tratan de adaptar antes la producción, ajustándola a la bajada o subida de la oferta, que ajustar personal, eliminando así costes de contratación y formación. Existe además, una inercia al cambio de hábitos que mantiene el consumo durante un corto intervalo de tiempo.

El argumento es sin embargo muy débil y se está demostrando falso, como adelantaban nuestros modelos.

La gente actúa adelantando expectativas y el entorno que se adivina es opresivo. La disminución del patrimonio personal, por la caída del precio de la vivienda, se acentúa por una contracción preocupante del crédito.

El fantasma del paro cíclico se cerne amenazante. En esas condiciones, la demanda y la inversión se están contrayendo (como no podía ser de otro modo) a marchas forzadas. El aumento del paro, combinado con la deslocalización compañera de la globalización, supone una barrera insalvable a las esperanzas la clase trabajadora de mantener su poder adquisitivo. Así lo demuestran tanto los últimos datos, Estados Unidos como europeos, que reflejan una desaceleración de los costes laborales (2,7% interanual en los 15 países eurozona frente a 3,5% en el trimestre previo).

El inevitable aumento del paro cíclico, atemperará aún más el aumento de los costes salariales, como queda reflejado en la curva de Phillips a corto plazo, que muestra que la inflación sube si la tasa de desempleo es inferior a su tasa natural, cayendo cuando el paro cíclico excede el citado nivel (o tasa de desempleo no aceleradora de la inflación)

Las últimas cifras de inflación de la eurozona reflejan congruentemente un descenso inflacionario en concordancia con las recientes bajadas del crudo.

Los señores gobernadores del BCE pueden seguir ahondando la crisis si quieren con su parsimonia; pero por favor, que no traten de buscar justificaciones técnicas, porque tales razones son inexistentes, como los hechos se encargan de demuestran cada vez de manera más palpable.

Macrons, analista macro y colaborador de Bolsa General.



wordpress theme powered by jazzsurf.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analiticas. Al continuar navegando aceptas nuestra politica de cookies. Puedes ampliar información sobre la política de cookies,

ACEPTAR
Aviso de cookies