Bolsa General, Análisis de bolsa y mercados | La crisis sorprende a las inmobiliarias con una deuda de más de 45.000 millones
1730
post-template-default,single,single-post,postid-1730,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,boxed,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-7.7,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive
 

La crisis sorprende a las inmobiliarias con una deuda de más de 45.000 millones

22 Oct 2007 La crisis sorprende a las inmobiliarias con una deuda de más de 45.000 millones

Agencias.

madrid- El sector inmobiliario no pasa por su mejor momento. Todos los estudios publicados en los últimos meses indican un cambio de ciclo en el que ha sido el motor de la economía española desde hace un decenio.

 

Los pisos ya no se venden al mismo ritmo por la elevada deuda de las familias, consecuencia de la subida de los tipos de interés, y su precio tiende a desacelerarse. La Red de Expertos Inmobiliarios, por ejemplo, pronostica que las transacciones de pisos descenderá un 20% a finales de 2007.
   Las previsiones sobre el precio de la vivienda también apuntan a recortes considerables. Los analistas de Credit Suisse o Morgan Stanley predicen una caída que podría llegar al 10% en los próximos años. Las asociaciones que representan a las inmobiliarias, por contra, señalan que el precio se mantendrá estable y que, este ejercicio, permancerá en torno a la inflación. Según las estimaciones del Gobierno, el IPC subirá un 3%.
   Las principales promotoras niegan que los riesgos derivados del cambio de ciclo vaya a afectar de forma considerable su estabilidad financiera. Pero el fantasma de una recesión planea no sólo sobre el sector sino sobre el conjunto de la economía. Los problemas en algunas inmobiliarias han encendido las alarmas. La valenciana Llanera se declaró en suspensión de pagos a principios de mes ante la imposibilidad de hacer frente a sus deudas.
   El coste de la expansión
   En los últimos años, el conjunto de promotoras se ha visto obligado a contratar multimillonarios créditos para financiar su crecimiento. Las fusiones y adquisiciones han estado a la orden del día, lo que ha disparado en menos de veinticuatro meses el endeudamiento del sector. Sólo las firmas cotizadas acumulan una deuda superior a los 45.000 millones, según las cifras presentadas a la CNMV a cierre del primer semestre. La empresa más endeudada es SacyrVallhermoso. La sociedad presidida por Luis del Rivero debe más de de 19.444 millones de euros debido al desarrollo de su plan de diversificación. Sacyr ha entrado en el sector energético a través de la compra de un 20% de Repsol y se ha lanzado a la conquista del mercado francés, el cual le está dando más de un dolor de cabeza. Ha tomado el 33% de Eiffage y ha lanzado una opa sobre la totalidad. La operación, que ha sido hostil, ha desembocado en una batalla judicial entre ambos grupos.
   Metrovacesa también decidió ir a Francia, donde adquirió Gecina, empresa con la que ahora se quedará el presidente Joaquín Rivero y su socio Bautista Soler, tras la división de la corporación. La deuda del grupo asciende a 6.517 millones. Algo más es lo que adeuda Colonial, la empresa que más ha crecido en los últimos dos años gracias al impulso de Luis Portillo a partir de Inmocaral. El empresario sevillano ha edificado la primera inmobiliria de España desde la antigua Fosforera. Tanto esfuerzo ha tenido su coste y en la actualidad debe hacer frente a préstamos por un valor de 8.446 millones de euros.
   Otras promotoras que acumulan deudas significativas son Reyal-Urbis, Fadesa o Astroc (ver gráfico). Todas ellas subrayan su solvencia y hacen hincapié en la importancia que han tenido las recientes refinanciaciones de deuda que se han llevado a cabo a finales de verano, en pleno torbellino financiero. No obstante, en algunos casos la deuda es muy superior a los fondos propios. Éste era el caso de Llanera, cuyo endeudamiento superaba en 17 veces los recursos de la compañía.
   «Lobby» de confianza
   Ante las dudas sobre la evolución del sector, las principales inmobiliarias han constituido una patronal que defienda sus intereses y fomente la confianza en el negocio del «ladrillo». A principios de octubre nació el G14, una asociación -algunos la denominan «lobby»- que será el «contacto permanente» con inversores y analistas internacionales «para explicar las excelencias del sector e incrementar la confianza en nuestro mercado». Esta institución, que lideran Fernando Martín y Pedro Pérez, está formada por Colonial, Chamartín, Fadesa, Metrovacesa, Nozar, Rayet, Realia, Restaura, Reyal Urbis, Vallehermoso, Renta Corporación, Hercesa y Parquesol.
  



wordpress theme powered by jazzsurf.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analiticas. Al continuar navegando aceptas nuestra politica de cookies. Puedes ampliar información sobre la política de cookies,

ACEPTAR
Aviso de cookies