Bolsa General, Análisis de bolsa y mercados | El sucesor de Rodrigo Rato
1467
post-template-default,single,single-post,postid-1467,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,boxed,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-7.7,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive
 

El sucesor de Rodrigo Rato

30 Sep 2007 El sucesor de Rodrigo Rato

El próximo director del FMI es un brillante economista, socialdemócrata moderno y pragmático y negociador hábil
Dominique Strauss-Kahn, ex ministro francés de Economía y Finanzas e inminente sucesor del asturiano Rodrigo Rato al frente del Fondo Monetario Internacional, es un socialdemócrata moderno y pragmático, que impulsó una cierta liberalización al frente de la economía francesa y que ha abanderado la adaptación del centro izquierda a los retos de la globalización. Se le define como hábil negociador y como político con carisma.
París

El ex ministro francés de Economía y Finanzas, el socialista Dominique Strauss-Kahn, que el 1 de noviembre sustituirá al asturiano Rodrigo Rato como director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), es un brillante economista que se define como «socialdemócrata moderno» y es considerado como un reformista pragmático y hábil negociador.

Dominique Strauss-Kahn (DSK, como se le conoce en Francia), de 58 años, fue derrotado hace casi un año por Ségolène Royal en la pugna por la candidatura del Partido Socialista (PS) francés en la carrera al Elíseo, una competición política que se saldó con el triunfo del conservador Nicolas Sarkozy la pasada primavera.

Portaestandarte de una cierta liberalización a su truncado paso por el Ministerio de Economía y Finanzas (1997-1999) del Gobierno del socialista Lionel Jospin, Strauss-Kahn abogó, en su frustrada campaña de 2006, por adaptar la socialdemocracia europea a la globalización y se presentó como «el hombre de las soluciones».

Durante su campaña este verano por la dirección del FMI, que le llevó a las principales capitales del mundo, se presentó como el candidato de la «reforma», necesaria, a su juicio, para adaptar la institución financiera multilateral al mundo actual.

Explicó que se requiere «una nueva gobernanza que refuerce la voz de los países emergentes y de los países pobres», restaurar la legitimidad de la institución y redefinir sus misiones.
Nacido el 25 de abril de 1949 en la selecta localidad de Neuilly (afueras de París), diplomado en la prestigiosa Escuela de Altos Estudios de Comercio, en Ciencias Políticas y licenciado en Derecho Público, este profesor de Economía y abogado de negocios fue reelegido como diputado en las legislativas galas de junio pasado.
Brillante, políglota (domina el inglés y el alemán, se las arregla con el castellano y el italiano y tiene conocimientos rudimentarios de árabe), aficionado a las nuevas tecnologías y al ajedrez, es un buen comunicador, capaz de encontrar formulas simples para exponer conceptos complicados, y es visto como carismático.
DSK, que rechaza la imagen de «diletante» que le ha perseguido, tiene fama de facilidad de verbo, ironía y gusto por los placeres de la vida.

Padre de cuatro hijos, está casado en terceras nupcias con la periodista de televisión Anne Sinclair, ha publicado varios libros y tiene su propio «think tank» (foro de ideas): A gauche, en Europe, lanzado con el ex primer ministro socialista francés Michel Rocard.

Defensor de una izquierda reformista y «eficaz» en la era de la globalización, se fue emancipando de su mentor, Jospin, tras el desastre electoral de éste en las presidenciales de 2002.
En 1981, cuando, de la mano de François Mitterrand, la izquierda llegó al Elíseo por primera vez en la V República, DSK ligó su destino al de Jospin, y en 1986, a los 37 años, fue elegido diputado.
Después de dos años (1991-1993) como ministro de Industria y Comercio Exterior, creó un bufete de abogados de negocios. Fue elegido alcalde de Sarcelles en 1995 y volvió al Gobierno en 1997, cuando, tras la victoria de la izquierda en las legislativas anticipadas convocadas por Jacques Chirac, Jospin le confió el poderoso Ministerio de Economía y Finanzas.
Pieza clave de ese Ejecutivo y contrapeso a la titular de Empleo, Martine Aubry, de la que criticaba entre amigos el empeño en reducir el horario de trabajo a 35 horas semanales, Strauss-Kahn se ganó la etiqueta de liberal con grandes privatizaciones (como las de las compañías France Telecom y Air France) y el respeto de los medios empresariales.

Adalid del rigor presupuestario, contribuyó a que Francia cumpliera los requisitos macroeconómicos establecidos en el Tratado de Maastricht y que el país pudiera ingresar en la zona euro, con la entrada en vigor de la moneda única.
No obstante, las acusaciones sobre una prestación supuestamente ficticia -anterior a su llegada al Ejecutivo-, como abogado consejero de una mutua de estudiantes, le llevaron a dimitir, en noviembre de 1999. En 2001 la justicia le exoneró plenamente de las acusaciones y sospechas de que fue objeto.
DSK dejó en junio la dirección nacional del Partido Socialista francés, y, en su campaña como candidato a la gerencia del FMI, se comprometió a agotar su mandato de cinco años, con lo que renuncia a presentarse a las presidenciales francesas de 2012.



wordpress theme powered by jazzsurf.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analiticas. Al continuar navegando aceptas nuestra politica de cookies. Puedes ampliar información sobre la política de cookies,

ACEPTAR
Aviso de cookies