Bolsa General, Análisis de bolsa y mercados | ¿Fin de la crisis? La banca dice que sí, pero su actuación indica lo contrario
1545
post-template-default,single,single-post,postid-1545,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,boxed,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-7.7,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive
 

¿Fin de la crisis? La banca dice que sí, pero su actuación indica lo contrario

05 Oct 2007 ¿Fin de la crisis? La banca dice que sí, pero su actuación indica lo contrario

Agencias.
¿Se ha terminado la crisis global de crédito? ¿O, al menos, lo peor ha pasado?

 

En los últimos días, estamos asistiendo a una clara mejora del sentimiento en el sector financiero mundial. La demanda de crédito comienza a recuperarse y las entidades muestran abiertamente su confianza en una pronta recuperación. Sin embargo, una cosa es lo que dicen y otra lo que hacen: su actuación sigue mostrando una enorme desconfianza en los demás, que se traduce en un mercado interbancario que sigue totalmente congelado.

Hay varios ejemplos de esta mejoría del mercado: Barclays ha colocado una emisión de deuda de la francesa Schneider Electric y, en EEUU, varios bancos de inversión han logrado sindicar la mitad del crédito de 15.000 millones de dólares concedido a KKR para la compra de First Data; eso sí, ambas operaciones se han hecho a un coste muy superior al habitual hace unos meses. La mayor gestora del mundo de fondos de deuda, Pimco, va a lanzar un fondo para invertir en deuda de empresas con problemas (distressed). Y hasta Ghana, uno de los países con más riesgo de crédito, ha colocado bonos por 750 millones.

En España, Cintra ha podido colocar esta semana una emisión de 625 millones de dólares canadienses sobre la autopista de Toronto. Los bancos de inversión y brokers financieros insisten en que lo peor ha pasado, y prácticamente todos los bancos y cajas de ahorros proclaman que la crisis no va con ellos. Un ejemplo muy ilustrativo es el de las reacciones airadas de todas las entidades citadas en la información que publicó ayer El Confidencial sobre la situación actual del mercado interbancario.

Pero, ¿hasta qué punto es fiable este repentino optimismo? Hay muchas dudas al respecto. Por un lado, aunque algunos inversores agresivos han empezado a comprar deuda corporativa, no ocurre lo mismo en los activos respaldados con créditos e hipotecas, los que provocaron la tormenta de agosto (de hecho, su precio, cuando lo hay, sigue cayendo). Pero la gran sombra sigue estando en el mercado interbancario: los tipos a un día han bajado notablemente gracias a las inyecciones de liquidez de los bancos centrales, pero los tipos a tres meses en Europa siguen en máximos de seis años porque las entidades siguen sin prestar dinero a los demás.

Los bancos no se creen sus palabras

“La congelación de facto del mercado interbancario sugiere que los bancos no se creen sus propias palabras. Dicho de otra forma, en público parecen optimistas, pero el dinero no sigue a sus palabras”, concluye un análisis de Gillian Tett en el Financial Times. “La persistente falta de liquidez a tres meses implica que la mejora en los tipos a un día no es más que una ilusión de normalidad”, añade Lena Komileva, del broker Tullett Prebon, en el mismo periódico.

Estas conclusiones son perfectamente aplicables al caso español. “Si ninguna entidad tiene problemas de liquidez, si todas son prestamistas netas en el interbancario, si todas prefieren suspender sus emisiones a pagar tipos altos, entonces esto no es una crisis, es el país de las maravillas”, sostiene un experto en el sector.

Sin embargo, las fuentes del interbancario consultadas insisten en que todos los bancos y cajas están consiguiendo la financiación que necesitan por debajo del euribor: “Si verdaderamente hubiera problemas de liquidez, llegarían al tipo a un día (overnight)”. Reconocen que los balances están descompensados por los excesos en la concesión de créditos, pero aseguran que todas las entidades tienen una solvencia suficiente para capear el temporal.

Un escenario muy frágil

Tett considera que los bancos se están guardando la liquidez para absorber en sus balances la ingente cantidad de créditos que han concedido y no van a poder sindicar o paquetizar para vender a terceros.

Asimismo, señala tres riesgos que pueden acabar en cualquier momento con esta frágil recuperación: la posibilidad de que muchas más entidades estén atrapadas en activos subprime (esta falta de información sobre lo que tiene cada uno es lo que ha provocado la crisis de confianza); el proceso de reducción del endeudamiento de inversores y empresas provocado por las pérdidas que han sufrido y por el encarecimiento de la financiación; y el posible impacto en la economía de la restricción de crédito, que debería manifestarse dentro de unos meses. Un impacto que puede desatar en un círculo vicioso (menos actividad económica significa todavía menos crédito) que desemboque en un desplome del mercado inmobiliario y recesión.

En este sentido, una encuesta de Merrill Lynch señala que dos tercios de los bancos en Europa y EEUU planean recortar sus niveles de crédito. Los expertos españoles coinciden en que se ha acabado la era del dinero barato para todo el mundo. “A partir de ahora, van a subir los diferenciales sobre el euribor en los préstamos y se va a distinguir la calidad crediticia tanto de las empresas como de los particulares”, pronostica una de estas fuentes.



wordpress theme powered by jazzsurf.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analiticas. Al continuar navegando aceptas nuestra politica de cookies. Puedes ampliar información sobre la política de cookies,

ACEPTAR
Aviso de cookies