Bolsa General, Análisis de bolsa y mercados | Cuando se altera el vínculo clásico prestamista – prestatario
3318
post-template-default,single,single-post,postid-3318,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,boxed,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-7.7,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive
 

Cuando se altera el vínculo clásico prestamista – prestatario

08 Abr 2008 Cuando se altera el vínculo clásico prestamista – prestatario

Gracias Adrián, esto va especialmente dedicado.Quizá no sea mala idea clarificar, por separado, factores que quedan desdibujados por ser elementos que intervienen lateralmente en otros análisis.

Analizaremos el problema creado al romperse el vinculo prestamista – prestatario, introduciendo un elemento intermedio (asegurador) que ha alterado la una relación histórica.

Por ejemplo ¿cómo se explica que los bancos estadounidenses concedieran crédito hipotecario a gente que claramente no tenía ninguna posibilidad de financiarlas?

Los Bancos americanos han cambiado drásticamente su modelo y obtienen cantidades crecientes de su negocio mediante servicios financieros que se aproximaron al 50% del negocio antes de estallar la crisis.

Muchos de los que trabajan en ellos lo hacen por objetivos, con bonificaciones anuales que dependen de la cantidad de productos que colocan. Pero, naturalmente no están locos y además, los controles internos impedirían que actuaran poniendo a riesgo las entidades.

Sin embargo, concedían créditos a demandantes que en circunstancias normales NUNCA se hubieran concedido, porque los aseguraban (titularizaban) para que SOCIALIZAR el riesgo. Así, el banco que concedida la hipoteca, creía sacarse el muerto de encima.
Se transformaban después en bonos u otros productos financieros a los que las agencias de evaluación (Moodys, Standard & Poor’s, fitch) concedían una calificación a menudo muy optimista. Cuando empezaron los problemas y esas calificaciones ya no se concedían, se usaron los “monoline”, que son compañías especializadas en asegurar (titularizar) esas emisiones de bonos de bancos con calificación crediticia dudosa, confiriéndolas su máxima calificación AAA. Se consigue así, a bajo coste, el acceso a fondos que, por ley, sólo pueden comprar bonos y productos con la máxima calificación (además de inversores recelosos) con el plus adicional de que los tipos de emisión se benefician SENSIBLEMENTE de la mejora de calificación.

El problema estriba en que cuando los clientes defraudan su crédito hipotecario en grandes cantidades o/y la propiedad inmobiliaria baja de valor, las “monoline” comienzan a tener serios problemas y las agencias de calificación SE VEN FORZADAS a REBAJAR su calificación, con lo que ocasiona la bajada de calificación de TODOS sus productos titularizados (asegurados) de un sólo golpe.

Hay que tener en cuenta, además, que las “monoline” no sólo aseguran bonos bancarios sino empresariales, con lo que se puede imaginar la catarata de ventas que sigue a la rebaja de calificación de un “monoline”.

Nuestra asunción es que los “monoline” tienen todas las papeletas para ver sus calificaciones rebajadas.

Finalmente, Adrián, para terminar diremos, que la ingeniería financiera ha creado una autentica maraña de intrincadas interconexiones, en la que los productos se entremezclan y asocian para crear nuevos productos que los usan como subyacentes, aumentando el apalancamiento. Eso hace que los bancos que creyeron liberarse del problema, hayan adquirido derivados afectados por su falta de ética, o la de otros, resultando a la postre TOCADOS.

Macrons analista macro de Bolsageneral.com



wordpress theme powered by jazzsurf.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analiticas. Al continuar navegando aceptas nuestra politica de cookies. Puedes ampliar información sobre la política de cookies,

ACEPTAR
Aviso de cookies