Bolsa General, Análisis de bolsa y mercados | Banco Central Europeo y la excesiva fortaleza del euro
3394
post-template-default,single,single-post,postid-3394,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,boxed,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-7.7,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive
 

Banco Central Europeo y la excesiva fortaleza del euro

16 Abr 2008 Banco Central Europeo y la excesiva fortaleza del euro

Venimos criticando, con muy poco éxito, al BCE por su política. Esperamos que el tiempo, arbitro supremo, ponga o quite razón. Y nos la quite en este caso.

El BCE es el banco conjunto de los países del área euro. Su poder económico es equivalente, sino superior,  al de la Reserva Federal estadounidense.

Está a cargo del diseño de la política monetaria, que ejecutarán los bancos centrales de los respectivos miembros.

La Base jurídica de la política monetaria común forma parte del Tratado Constitutivo de la Comunidad Europea y Estatutos del Sistema Europeo de Bancos Centrales (SEBC) y del BCE, promulgados el 1 de junio  de 1998.

El BCE trabaja con los 27 países del SEBC, de los que sólo 15 han adoptado, de momento, el euro (euro zona).

Para su gestión está estructurado según tres organismos:

Consejo General.- Gobernadores de bancos centrales de los 27 miembros + Presidente y Vicepresidente del BCE. Es principalmente consultivo y de soporte.

Comité Ejecutivo.- Presidente y Vicepresidente del BCE + 4 miembros designados por acuerdo de los Gobiernos de la euro zona.

Consejo de gobierno.- Máximo organismo. Gobernadores de los 15 bancos centrales + los 6 miembros del Comité Ejecutivo. Es el encargado de definir la política monetaria, fijando objetivos de inflación y  tipos de interés de referencia.

Las decisiones se toman por mayoría, teniendo su presidente, en caso de empate, voto de calidad.

El BCE se centra casi exclusivamente en la inflación y ha sido criticado por los economistas alemanes de no tomar sus decisiones basadas en la masa monetaria (política que siguió el Bundesbank).

Su objetivo es mantener la inflación por debajo del 2%.

Podrá demandar de los bancos centrales SEBC, para facilitar sus objetivos, que realicen intervenciones en el mercado libre, y a las entidades de crédito, que  mantengan reservas mínimas en las cuentas del BCE.

La independencia del BCE está garantizada por El Tratado de la Unión Europea (TUE), firmado en Maastricht el 7 de febrero de 1992, donde se le prohíbe expresamente que acepte instrucciones o sugerencias del poder político.

El problema estriba en que la necesaria independencia, no está contrapesada por ninguna exigencia de responsabilidad. La única exigencia es informar de sus medidas ante el Parlamento Europeo y asistir a reuniones de los responsables  de Economía y Finanzas de la euro zona.

Aunque la fijación cambiaria, según el Tratado de Maastricht, es responsabilidad de la política económica y por tanto de los Ministros de Economía, las decisiones del BCE tienen un GRAVE IMPACTO, no pudiendo ser contrarrestadas fácilmente por los responsables de Finanzas.

Los que hayan leído mis recientes críticas al BCE, habrán apreciado como, la bajada de tres puntos en los tipos de interés por parte de la FED (al 2,25%) y su mantenimiento en la euro zona (4%), está empujando al dólar adicionalmente a la baja y creando enormes flujos monetarios que, fuerzan al  alza los precios de las materias primas y alimentación.

En suma, la acción del BCE, abrazado a su ortodoxia equivocada, está contribuyendo, no sólo a profundizar la crisis económica, sino además, a alimentar la inflación, en contradicción con sus propios objetivos.

Mantenemos que el euro se encuentra muy sobrevalorado, no obedeciendo su cambio actual, a los fundamentos de la economía de la zona euro comparada con la estadounidense (incluso en recesión) o japonesa.

Confirma la sobrevaloración el índice ponderado de Comercio (tipo de cambio efectivo) considerado por los economistas, como la mejor medida de competitividad. Dicho índice se encuentra en máximos de 36 años.

Enormes flujos especulativos, favorecidos por la cerrazón del BCE, alimentan la presente situación.

Sería posible y deseable una intervención concertada de los bancos centrales para detener la caída del dólar, pero en anteriores ocasiones (septiembre 2000) tuvo éxito porque fue seguida de bajadas de tipos por parte del BCE. Quizá podría producir un efecto semejante al de la intervención del Bear Stearns, contribuyendo a aumentar la confianza.

Muchos grandes santones de la economía, de los que hablan mucho, pero casi nunca dicen nada, claman por la independencia del BCE, premisa ya garantizada por el Tratado de Maastricht. Nosotros estamos más preocupados por la competencia técnica y  falta de exigencia de responsabilidades del BCE.

El Sistema de la Reserva Federal consta de 13 bancos distribuidos estratégicamente en Estados Unidos, que prestan dinero a los bancos de su región, pero sirven además, de observatorio de la economía americana. Su personal TIENE la MISIÓN  de mantenerse en contacto con banqueros y hombres de negocio (tenderos, pequeños comerciantes…) de sus distrititos constantemente, supervisando sus órdenes de venta, adelantando en más de un mes, los datos que se publicarán.

Cierto, los objetivos son distintos, porque la FED debe preocuparse de definir políticas que causen un crecimiento sano con poca inflación. Pero parece evidente, que su actitud es mucho más abierta y realista.

El contacto con los ciudadanos de a pie, hace no perder la realidad.

Esperemos que los responsables del BCE salgan de sus torres de marfil y encaren la situación antes de que termine de deteriorarse.

Macrons, analista macro



wordpress theme powered by jazzsurf.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analiticas. Al continuar navegando aceptas nuestra politica de cookies. Puedes ampliar información sobre la política de cookies,

ACEPTAR
Aviso de cookies