¿Es posible vivir del trading? por David Galán

Antes de contestar si se puede vivir del trading; debemos contestar la siguiente pregunta: ¿Qué es el trading?

El trading consiste en la compra venta de activos financieros cotizados, como las acciones, como futuros referenciados a: índices bursátiles, a materias primas, con divisas, bonos o CFDs ( o últimamente también criptomonedas). Se suele ligar el trading a operaciones de intradía o corto plazo y considerar al trading de medio plazo; inversión. Todo ello es especular sea cual sea el plazo temporal y se busca el mismo objetivo, pero si se especula a largo plazo, se considera que eso es inversión. Sin duda cuánto mayor es el espacio temporal, mayor son las posibilidades de éxito del inversor, pero esto es otro tema y lo abordaremos en próximos artículos de la web.

Hace décadas el trading era algo exclusivo de los brokers, firmas de inversión o grandes especuladores. Pero con el boom de Internet y de las plataformas de inversión online son miles los inversores que realizan sus operaciones de compra/venta desde cualquier lugar: desde tu trabajo, oficina, desde la calle o cualquier lugar donde haya conexión a Internet. (Yo recuerdo, como ejemplo, haber cerrado hace años desde el móvil una operación de ultracorto plazo antes de despegar en un avión). Llevo muchísimos años sin utilizar el móvil para abrir o cerrar una posición.

El único requisito para operar es tener una cuenta abierta con saldo en un broker y un dispositivo electrónico con conexión a Internet para operar desde una plataforma con acceso al mercado. Cada vez más inversores invierten/especulan con ordenadores de sobremesa, portátiles o móviles.

Quedan lejos aquellos tiempos donde para comprar o vender una acción había que ir hasta la oficina del banco a dar la orden. Y cada vez son menos también los inversores que lo hacen por teléfono. Esto lógicamente ha tenido la ventaja de la inmediatez y la comodidad y la desventaja de que los inversores cada vez operan más y cada vez están menos tiempos en sus posiciones, empeorando sus resultados.

He leído estudios donde se demostraba que en EEUU hace décadas el período de permanencia medio en una acción eran varios años y en la actualidad son meses. (No me desviaré más del tema y prometo abordar estos estudios en una próxima publicación).

Desgraciadamente desde fuera, muchos inversores creen que hacer trading es fácil y que como hay un 50% de posibilidades de que un activo suba y un 50% de posibilidad de que un activo baje, no puede ser tan difícil; pero lo cierto es que las estadísticas son demoledoras. Desde Bolsa General llevamos años repitiendo que menos del 5% de los inversores particulares, que operen frecuentemente, ganan consistentemente en Bolsa y tardamos mucho en formar traders profesionales.

Lo primero que debe hacer el inversor que quiere entrar en el mundo del trading es formarse de forma profesional. La formación no garantiza el éxito, pero la falta de formación sí garantiza el fracaso. Posteriormente debería abrir una cuenta demo, (una cuenta simulada con dinero ficticio), que sirve para experimentar su forma de invertir y medirse al mercado. Esta fase debería durar meses y durante esta etapa se debería invertir como si el dinero fuese real; sino de poco serviría como acercamiento a los mercados. Hemos de tener en cuenta el factor principal que provoca que el 95% de los inversores particulares pierdan: el componente psicológico.

Las emociones son muy negativas en el trading: el miedo, la codicia, la avaricia, la incertidumbre, la euforia o la esperanza deben minimizarse al máximo. La forma de minimizarlas y poder sobrevivir en los mercados es:

–Gestionando el riesgo: Poner stops, diversificar (no invertir todo el capital en una sola estrategia) y comenzar a invertir solo con una pequeña parte del capital. Pensar siempre en la rentabilidad/riesgo.

–No apalancándose: El auge del trading online ha significado el aumento paralelo de las plataformas de trading con productos derivados. Con ellos un inversor puede llegar a ganar mucho dinero invirtiendo poco capital, usando el efecto apalancamiento. En ningún caso un inversor particular sin experiencia debería apalancarse o al menos no abusar del apalancamiento. El inversor principiante siempre piensa primero en lo que puede llegar a ganar, cuando lo primero que debe pensar es lo que puede llegar a perder. El profesional primero piensa en la gestión del riesgo y después en la posible rentabilidad; justo lo contrario que un inversor principiante. Jamás se debería arriesgar más del 1,5% del capital total para invertir en una sola operación.

–Teniendo un método de inversión y siendo disciplinados. Necesitamos un método de inversión objetivo, por el cual sepamos cuando comprar, vender y donde poner el stop. Ese método debe probarse y testearse en la fase demo. Si no tenemos un método acabaremos comprando por emociones, noticias o comprando valores que pensamos que son sólidos porque son empresas muy grandes que nos suenan. Telefónica, uno de los valores más comprados en España, está por debajo de los niveles marcados en el año 2001 y han pasado 17 años.

Sin método tenemos todas las papeletas para ser traders perdedores. El inversor debe definir su perfil de inversión. Su método tiene que ir según su horizonte temporal: intradía, corto plazo, medio o largo plazo. Cada horizonte temporal tiene sus pros y contras. El intradía exige mayor dedicación y sin experiencia puede llegar a ser muy estresante y provocar ansiedad; además exige agilidad y rapidez. Mientras que si invertimos o especulamos en el medio plazo nos exigirá paciencia y utilizar stops holgados. Es muchísimo más fácil tener éxito operando en el largo plazo. No es una opinión. He leído muchos estudios al respeco que compartiré con vosotros en próximos artículos. Además solo hay que echar un vistazo a la revista Forbes, para detectar a los millonarios que lo han logrado con las inversiones y estudiar cuál era su horizonte temporal. En El pequeño libro de los grandes inversores, tenéis muchos de los mejores inversores de la historia y sus consejos.

–Experiencia: El trading requiere de un aprendizaje previo. No se debe tener prisa por invertir ni por invertir grandes capitales e ir pasando fases. Primero aprender operando en demo, después invirtiendo una pequeña parte del capital y solo una vez vayamos ganando experiencia, nos encontremos cómodos con un método de inversión y tengamos la disciplina necesaria, aumentar la exposición en Bolsa. Igual que un estudiante de primer año de medicina no operaría a corazón abierto, un trader debe prepararse primero o seguramente su paso por los mercados será negativo y breve.

¿Se puede vivir del trading?

La respuesta es sí, obviamente, pero con muchísimos matices. Lo primero que necesitamos para invertir en bolsa es dinero. Sin capital no podemos especular y es nuestra principal herramienta de trabajo y por ello lo primero que tenemos que hacer por encima de todo es protegerlo; dado que sin capital no podremos seguir invirtiendo. Es especialmente importante proteger el capital y no dilapidarlo en los primeros años de trading, cuando aún estamos aprendiendo y cogiendo experiencia. Desgraciadamente en los últimos años prolifera el típico inversor principiante que buscar dar un gran pelotazo en algún activo de altísima volatilidad y su planteamiento es: Meto poco dinero y si lo pierdo no pasa nada y si me sale bien gano muchísimo dinero. El resultado en el 99,999% de los casos es perderlo todo y es que el primer objetivo debe ser sobrevivir mientras aprendes, aunque eso no suene glamouroso y choque frontalmente con la publicidad engañosa de hazte trader en un día o hazte rico operando 2 horas al día.

Con mucho capital es mucho más fácil vivir de los mercados, porque solo haría falta ganar una pequeña rentabilidad anual para conseguir una importante suma. También dependerá obviamente de que capital consideramos necesario para vivir; esto sería una cuestión muy subjetiva. Hay que ser realistas y tener objetivos realistas. Si tenemos un par de miles euros (en bolsa, da para muy poco) tardaremos muchísimos años (décadas) en caso de hacerlo muy bien y reinvirtiendo el beneficio, en tener dinero suficiente para plantearnos poder vivir de los mercados. El disponer de poco capital nos impedirá en un inicio una buena diversificación.

Toda persona que enfoque esto de una forma seria y matemática y partiendo de objetivos realistas, llegará a la conclusión que para vivir en la actualidad de las inversiones, puede necesitar al menos medio millón de euros y para ir holgado sobre 1 millón de euros. De lo contrario necesitarás ganar cada mes, para poder comer y pagar gastos y no podrás permitirte una mala racha; además de tener que vivir sin ningún lujo. Además ningún sistema gana siempre, cada mes, sin “drawdowns”. Reitero lo difícil que será depender de tus ingresos mes a mes, sin un colchón que te respalde. Recuerda además que existe una cosa llamada impuestos, con lo que el beneficio neto, no es el beneficio bruto por tus operaciones en bolsa. Eche números y verá que llegas a las mismas conclusiones.

El problema de nuevo son las prisas. Es un bucle; como tenemos poco dinero, y queremos ganar mucho, el inversor opta por tomar riesgos muy superiores a los que su capital podría permitir y eso lo lleva a la rápida ruina buscando ganar dinero rápidamente. Solo hay una manera de ganar y sobrevivir a los mercados y es ganar dinero poco a poco, mientras se gestiona el riesgo. En el momento que nos olvidemos de la gestión del riesgo, tendremos muchísimas papeletas para que el mercado nos deje K.O. y game over. En ese sentido nunca es recomendable jugarse en una operación más del 2% del capital disponible para invertir. Por ejemplo si tengo diez mil euros, para invertir, sería recomendable en cada estrategia, usar stops-loss que si saltan supongan pérdidas no superiores a los 200 euros (siendo más recomendable como decía antes el 1,5% 150 euros). Aunque es una obviedad viene bien insistir; es muchísimo más fácil plantearse vivir de los mercados con un millón de euros que planteárselo con 500 euros. El refrán el dinero llama al dinero es una realidad.

Sea realista. Aquí le dejo que ocurriría si fueses capaz de ganar el 100% al año partiendo solo de 2 mil euros y reinvirtiendo el beneficio, gracias al interés compuesto. Esta diapositiva deberían compartirla con todos los inversores principiantes que están a punto de ser estafados en próximos meses, por personas que les prometerán rentabilidades absurdas.

No debemos tener prisa por convertirnos en traders o inversores y aquellos que tienen prisas suelen durar muy poco en este negocio. En este sentido, lo que yo considero publicidad engañosa, es muy perjudicial. Si tenemos un capital inicial reducido debemos tener objetivos realistas y proteger el capital y gestionar el riesgo por encima de todo. Primero se debe pensar en términos de riesgo y posteriormente de rentabilidad. La mayoría de traders piensan solo en la hipotética rentabilidad y se olvidan de la gestión del riesgo, que es lo que te permite seguir en la brecha.

Puede haber algún iluso que piense empujado por ese tipo de publicidad, que la bolsa es fácil y que leyendo un manual te conviertes en un trader y ya estás preparado para operar. Podríamos poner por ejemplo la foto de un cirujano y poner que el cirujano está ganando 30 mil euros al día con opciones binarias sin esfuerzo y sin conocimientos, mientras opera a un enfermo a corazón abierto, pero eso es una quimera. Sin conocimientos y con productos complejos su paso por los mercados será muy breve y seguramente ese inversor acabaría maldiciendo los mercados. Obviamente dar esa imagen de facilidad es mucho mejor para el marketing de empresas de productos financieros, pero no es la realidad. Se vende una imagen tan idílica del trading, hablando solo de los aspectos positivos del trading que cada vez más gente quiere dedicarse a esto. Si hacemos trading podemos considerarnos traders, pero si queremos vivir del trading o de las inversiones nos hará falta mucho más que autodenominarnos traders o ponernos una corbata. El hábito no hace al monje. Los resultados serán los que nos juzguen como traders, nada más.

También es habitual que la publicidad engañosa anime nuestras fantasías: un trader en una playa paradisíaca con un portátil operando y con una sonrisa de oreja a oreja mientras se toma un daikiri. A parte del tema de que la arena y los portátiles no conviven bien, digamos la verdad, el trading como cualquier otra disciplina, se tiene primero que aprender y requiere esfuerzo y dedicación. Es verdad, España es el país del pelotazo, está en nuestra cultura, “quiero hacerme rico sin hacer nada”. A aquellos que les guste esa filosofía que se olviden de la bolsa.Invertir en bolsa requiere estudio, disciplina y esfuerzo. El 95% de inversores particulares pierden, no se olviden de esa estadística y la mayoría de ellos no se han esforzado en aprender como funcionan los mercados, ni tienen ningún método de trading, compran y venden por intuición o buscando la lógica en las noticias.

El colmo en este sentido, sería invertir o especular en los mercados con dinero que necesitamos urgentemente o que nos es necesario para vivir o para gastos indispensables. Cuando esto sucede el componente psicológico nos afectará todavía más de lo habitual, condicionándonos para perder el capital. Solo debemos invertir o especular en los mercados aquel dinero que estamos dispuestos a perder, aunque obviamente nuestra intención sea rentabilizarlo.

Para controlar las emociones es importante no apalancarse por encima de nuestras posibilidades. Le garantizo que no es lo mismo invertir pequeñas cantidades que invertir grandes cantidades de dinero. Se podría hacer una prueba, aunque puede que les salga muy cara, por lo que no es recomendable. Compren un activo con 0,1 lotes y sitúense un pulsómetro, anoten los resultados. Posteriormente compren 10 lotes de un activo y miren la variación de su pulso. Seguramente el ver las fuertes variaciones en su cuenta ante pequeños movimientos del mercado, aparecerá la ansiedad, se pondrán nerviosos y eso no ayuda para realizar un buen trading. Cuanto más tranquilos operemos mejores resultados podremos obtener. También es recomendable para mantener la mente despejada realizar ejercicio físico y quemar el estrés que muchas veces provoca este trabajo.

Otra falsa premisa falsa es pensar que el objetivo es adivinar lo que va a suceder en el mercado. El trader tiene que aprovechar lo que haga el mercado, no adivinarlo y jamás debe pelearse contra el mercado. El mercado como decía Jesse Livermore siempre tiene la razón. En este sentido muchos principiantes dicen fases tan ridículas como “la subida o la caída es falsa”. Si compro una acción a 6 euros y vendo a 7 euros, que digan lo que quieran, hemos ganado un euro por acción y nos da igual que un sesudo analista nos diga que si está sobre valorado o que si es una subida poco fiable… eso es literatura. Al trader solo le importa vender más arriba de lo que compra.

Es importante tener en cuenta que los traders convivimos con las pérdidas. Perder es parte del negocio. Hay que saber asumirlas. Los stops se ponen para que salten, cuando tienen que saltar; son nuestro salvavidas. Es imposible ganar siempre. En ese sentido la experiencia es importante, dado que en los primeros años es muy duro psicológicamente ver como te salta un stop de pérdidas y después el activo evoluciona como pensabas inicialmente. Eso empuja a muchos traders, a dejar de usar los stops, paso que les llevará a la ruina y a quedarse pillados.

Imagínense que tienen un método que les ha hecho ganar dinero durante 5 años tras 300 operaciones y que de repente vienen 5 meses malos, donde pierde parte de lo ganado, ¿sería capaz después de 4 operaciones malas siguiendo su método de inversión, seguir la quinta?

Ahora imagínese que está empezando, no ha probado en demo, ni ha testado su sistema, lo está probando directamente en el mercado y tiene 4 operaciones malas, ¿sería capaz de seguir la quinta? Seguramente no, porque ni usted se fía de su propio método. Como quiero explicar,las inversiones no son una cuestión de fe, sino de esperanza matemática, de probabilidades. Si tenemos un método que a la larga gana dinero lo seguiremos, pero debemos por ello asegurarnos bien que el método es ganador, y que lo es en el medio/largo plazo, no en un momento determinado del mercado; el testeo en demo es muy importante.

En resumen, invertir en bolsa con experiencia, gestión del riesgo, disciplina y sentido común es estupendo. Te cubres de la inflación, protegiendo tu dinero y puedes llegar a obtener rentabilidades muy grandes en el largo plazo, gracias al interés compuesto. Es decir necesitas gestión del riesgo y paciencia para multiplicar tu dinero. No te harás rico en un año ni dos, pero en décadas si haces las cosas bien puedes lograr altas rentabilidades.

No escuchen cantos de sirena. Sin formación y sin conocimiento serán pasto del mercado, la maquinaria les devorará. Fórmense, tómense tiempo en aprender y adéntrense en el mercado poco a poco hasta estar preparados. Su cuenta se lo agradecerá.

Les recomiendo este Vídeo de una de mis últimas conferencias ante 350 inversores en el XTB Trading Day 3.

La realidad de la bolsa y el trading David Galán HD 

Si quieres aprender el análisis técnico profesional que utilizamos, apuntate a nuestro Curso ON Line.

David Galán

Director Renta Variable de Bolsa General.

@DavidGalanBolsa
Os recordamos que os podéis registrar gratis en nuestro FORO,y uniros así a la gran comunidad de traders de Bolsa General. Ya somos 5535

Seguidnos en nuestro Facebook: Bolsa General. Twitter: @BolsaGeneral

icon08-free-img
Email de contacto
bolsageneral@bolsageneral.es

¡Escríbenos!

Bolsa General es un portal de información y formación financiera online

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analiticas. Al continuar navegando aceptas nuestra politica de cookies. Puedes ampliar información sobre la política de cookies,

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir arriba